Connotación negativa de los ciclistas urbanos

En ciudades con un porcentaje relativamente alto de ciclistas, se ha llegado a dar una imagen casi negativa al hecho de que la gente se mueva en su bicicleta.

Ciclistas Urbanos son juzgados con una severidad y una minuciosidad que enorgullecería a los investigadores más rigurosos, y las razones son muy claras si nos ponemos a pensar en un contexto económico.

Si un ciclista se pasa un semáforo en rojo, o si transita por una vereda, es sujeto de brutal juicio y crítica, incluso por parte de los medios de comunicación y hasta de otros colegas ciclistas “más responsables”. Pero si ,en contra parte, un automovilista circula a 60 en una zona de 50, si estaciona en una zona prohibida (solamente 5 minutitos), si estaciona sobre la vereda o si por su tubo de escape sale un atemorizante humo negro o un ruido estridente, no es más que una imagen cotidiana con la que nos hemos dispuesto a convivir como normal.

Cuántas veces hemos escuchado: “es que los ciclistas son unos imprudentes” “Es que se creen dueños de la vía y me retrasan cuando voy en mi auto” “es que esas ciclovías son lo que causa tráfico en esta ciudad” “me estaciono en la ciclovía porque no hay dónde más”. Y tantas más frases que lo que hacen es “satanizar” a los que nos movemos en bici y casi “santificar” a quienes usan sus autos sea de una manera correcta o no.

Pero ¿desde donde nace este odio tan marcado? Las respuestas son varias y algunas son evidentes.
Existe un lobby compuesto por tantos participantes que nos podemos entonces percatar de la fuerza de su opinión. Desde transportistas, taxistas, comerciantes de automóviles, empresas petroleras y de combustible, autoridades municipales y gestores notables de la sociedad, tienen algún tipo de financiamiento del sector automotriz. Es obvio, si trabajo para una empresa, o para alguien relacionado con el sector automotor, mi crítica será hacia aquellos que no representan ventas, o hacia aquellos que podrían representar una amenaza a cualquier ámbito del sector en temas económicos, comerciales o mediáticos.

Vemos entonces que una gran parte de la sociedad es movida en intereses económicos por los autos y todo lo relacionado a ellos. Y es casi natural que por un “instinto” de supervivencia, defiendan sus intereses y sus bien brindados derechos ante cualquier forma anárquica de despojo de esa seguridad y prioridad. Queda entonces en manos de los ciclistas, el ser casi impecables en el uso de las calles y carreteras. Suena injusto y casi insensato el “darles el gusto” a quienes van en autos, de comportarnos a la perfección mientras ellos no lo hacen.

Yo personalmente, subo a una vereda o me paso un pare eventualmente para proteger mi integridad en zonas donde las vías priorizan absolutamente al automotor, y he incurrido en infracciones en diversas ocasiones por diferentes motivos mientras he estado en mi bicicleta, los cuales han sido con afán de sentirme más seguro.

Pero estoy dispuesto a no dar más de qué hablar y de tratar de mejorar la imagen que los ciclistas tienen como partícipes de la vialidad de una ciudad. Y es por eso que ahora llevo mi casco, luces y reflectivos, transito por donde debo tanto como puedo y reclamo mis derechos de una forma un poco más amable.

Debemos salir del sector marginal y convertirnos en una tendencia fuerte y clara, como ha sucedido en los países del norte de Europa en los que los ciclistas son mayoría y tienen derechos tan fuertemente protegidos que quienes deben cuidarse y ser precavidos de no caer en el ojo público son aquellos que se mueven en transportes motorizados.

Siguenos en Facebook Instagramcontactanos o visita nuestratienda en el barrio La Floresta Quito.

2 thoughts on “Connotación negativa de los ciclistas urbanos

  • He sido ciclista y lo sigo siendo, pero mi medio de transporte principal es mi carro, porque donde vivo es imposible llegar en bicicleta y salir a mi trabajo. Una vez mi auto fue agredido por un salvaje ciclista que pensaba que los autos deberían desaparecer. Fue tan indignante ver cómo golpeó sin motivo mi auto y andaba colgado una cadena gruesa de forma amenazante… hay de todo. En mi bici siempre fui precavido, usé casco y reflectivos… por eso jamás puedo justificar ciclistas resentidos sociales que agreden a los automóviles… con qué derecho?

  • Que pena que hayas tenido una experiencia negativa. Hay gente de todo en bici, en auto, en moto y a pie. Justamente nuestra intención es dar lineamientos para una convivencia adecuada entre ciclistas y el resto de personas y tratar de ver las opciones positivas de cómo relacionarnos mejor.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Fulgur Bikes –Bicicletas Urbanas | Chat
Enviar vía WhatsApp